Contrato Zero Hours: cómo una buena idea en malas manos conlleva precariedad y explotación laboral.

El contrato Zero Hours es una figura que campa a sus anchas en el mercado laboral británico. Esta figura en un principio se creó pensando en autónomos o personal de emergencias. Ejemplos de esto pudieran ser autónomos que se les contrata para la realización de un trabajo puntual.

Buena idea porque permitía flexibilizar el mercado laboral y en teoría daba igual libertad a empleadores y a empleados.

  • Beneficios de los empleadores: que se pudiera disponer de empleados sólo y cuando se necesitaran sin tener que tener una plantilla en nómina.
  • Beneficios para los empleados: flexibilizaban su esfera laboral, ya que si no tuvieran otros quehaceres, no estarían obligados a realizar el trabajo que se les pide.

Sin embargo, la traducción de esta modalidad en el día a día ha sido la creación de un contingente de empleados que no suponen ningún gasto a la empresa ya que no están en plantilla y a los cuales se les puede mover como fichas de ajedrez según sus intereses. Estos empleados bien por su estatus de recién llegados o por no encontrar otro hueco laboral menos precario, aceptan esta esclavitud forzada por miedo a que no se les vuelva a llamar más o se les bajen las horas cuando estos ingresos son necesarios. Los contratos de cero horas no garantizan trabajo regular ni una estabilidad de ingresos.

¿Cómo ha sido posible esto? La mayoría de empresas (aunque no las únicas) que se acogen a esta modalidad a la hora de contratar plantilla son las grandes corporaciones de restauración o grandes cadenas. The Guardian alertaba en un artículo suyo publicado en agosto 2013 que McDonalds tenía al 90% (o 82.800 empleados) de su plantilla bajo esta modalidad en Reino Unido. Curiosamente, como contra réplica a esta denuncia se esgrimía que debido a la situación de crisis global, la economía inglesa necesitaba de esta flexibilidad para no encontrarse en la misma situación que España e Italia.

¿Porque esta denuncia? Dentro del mercado laboral británico existe la figura del ‘part-time’ esto es, contratos a tiempo parcial. Estos contratos pueden variar las horas, aunque normalmente se sitúan entre las 20 y las 30 horas semanales. The Guardian denunciaba que la mayoría de empleados de estas grandes cadenas trabajan entre ese intervalo de horas. Porque no hacerlo bajo un contrato part-time en vez de cero horas? Porque al ser un contrato part-time el empleado tiene los derechos que le deberían corresponder, esto es, vacaciones y cobertura en caso de baja tanto laboral como el derecho a una pensión.

Los contratos de cero horas son injustos, crean inseguridad y perpetúan la explotación de personas en situación de desventaja social porque no pueden acceder a otro tipo de empleo. Además, el hecho de no poder compaginarlo con otro trabajo ya que hay que estar disponible para trabajar cuando el empleador lo requiera, incrementa el riesgo de abusos si no se acude cuando es llamado, en forma de represalias bajando las horas o amenazas de cese de contrato.

Este tipo de trabajo atrapa a trabajadores en un círculo vicioso de pobreza y explotación.

Fuentes consultadas para la realización de este artículo:

www.gov.uk

http://www.theguardian.com/business/2013/aug/05/mcdonalds-workers-zero-hour-contracts

http://www.unitetheunion.org/uploaded/documents/001-Zero%20hours%20contracts%20brief-v211-12576.pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Stop precariedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s